PRINCIPALES CAUSAS DE MORTALIDAD Y DESECHOS EN DOS RAZAS PORCINAS

Felix González y Carmen Rico

Empresa Genética Porcina

Ave. Independencia No. 28510,

Boyeros, Ciudad de La Habana,

Cuba

e-mail: engp@ceniai.inf.cu

 

 

La productividad de todo rebaño porcino depende de la prolificidad, el crecimiento y la eficiencia en la utilización del alimento, la calidad de la canal y las ventas que se realicen.  Por tanto, un aumento en prolificidad y la disminución de la mortalidad inciden directamente en la disminución de los costos de la actividad comercial.  Si el rebaño es genético a lo anterior se adiciona que una mayor prolificidad y sobrevivencia implica:

 

·        Mayor cantidad de animales a selección

·        Mayor intensidad de selección

·        Mayor progreso genético

 

Dada la importancia económica y genética de la mortalidad y en general de las pérdidas que ocurren en el proceso que culmina en la selección de reproductores,  nos propusimos la siguiente hipótesis de trabajo:

 

Una alta proporción de animales no llega a la selección final, no sólo por la mortalidad (sobre todo hasta el destete) sino por causas que motivan retraso en su crecimiento y que aconsejan por tanto, la eliminación de los mismos del rebaño con vistas a no encarecer innecesariamente el proceso selectivo.

 

Sobre la base de esta hipótesis nos trazamos los siguientes objetivos:

 

·        Determinar los índices de pérdidas totales y en cada etapa del ciclo de crianza.

·        Determinar las principales causas de pérdidas hasta el destete y de éste a la selección final.

·        Relacionar las pérdidas con las posibles diferencias entre genotipos y edades.

·        Influencia del peso al destete en la capacidad de llegar o no a la selección final.

 

MATERIALES Y METODOS

 

Se utilizó la información de 9070 animales  de los genotipos Large White (5611) y L35 (3459), nacidos durante 4 años en una Granja Genética y que estuvieron sometidos a las mismas condiciones de manejo y alimentación.

 

Esta población se depuró (8753 cerdos) y se dividió en tres subpoblaciones:

 

A: los que llegaron a la selección (4030)

B1: los que llegaron al destete pero no a la selección (3672)

B2: Los que no llegaron al destete (1051)

 

En las poblaciones A y B1 se controló la información sobre raza, no. de parto, fechas de nacimiento y destete, sexo, edad y peso al destete. Además, en la población A se controló la edad y el peso final y en B1 y B2 la fecha, edad a la baja y la causa de la misma.

 

Las pérdidas se relacionaron con la causa, la edad a la baja y el genotipo. Para ello en la población B1 las causas se agruparon en: desnutrición, bajo peso, problemas entéricos, vendidos como precebas, accidentes y otras; mientras que las edades a la baja se agruparon en: 31 – 60, 61 – 90, 91 – 120, 121 – 150 y >150 días.

 

En la población B2, las causas consideradas fueron: desnutrición, bajo peso, problemas entéricos, accidentes y aplastamiento y las edades: 0 – 7, 8 – 14, 15 – 21,  22 – 28 y 29 – 38 días.

 

Para el análisis se utilizó el método de comparación de proporciones.

 

Los pesos al destete y final se analizaron por el método de mínimos cuadrados considerando como fuentes de variación la raza, el no. de parto, el año y el bimestre de nacimiento, el sexo y la regresión en la edad al destete.

 

PRINCIPALES RESULTADOS

 

Causas de pérdidas

 

 

·        Del total de cerdos nacidos (8753), 1051 se perdieron antes del destete para un 12% de mortalidad en crías.

·        Estos animales que no se llegaron a destetar,  representaron el 22% del total de pérdidas ocurridas desde el nacimiento hasta el momento de la selección final, a la cual llegó el 46% de los animales nacidos.

·        73% de las pérdidas entre el nacimiento y el destete fue por muerte y el resto (26.4%) fue eliminado por bajo peso.

·        Las mayores pérdidas ocurrieron en la primera semana de vida, disminuyendo estas a medida que aumentaba la edad de las crías (grafico 1).

 


 

 

 


La tabla 1 muestra la distribución de las pérdidas hasta el destete por causa.

 

Tabla 1. Causas de pérdidas hasta el destete.

 

Causa

Total de animales

% que representa

 

Desnutrición

 

271

 

25.8a

Bajo peso

282

26.9a

Problemas entéricos

258

24.5a

Accidentes

21

2.0b

Aplastamientos

219

20.8a

 

En los primeros 7 días de vida el aplastamiento fue la mayor causa de muerte, disminuyendo su importancia a medida que aumenta la edad de las crías. Se encontró una tendencia a mayor mortalidad por aplastamiento en el genotipo L35 que en el Large White lo que puede evidenciar la mayor habilidad maternal de esta última.

 

En la población que se destetó pero que no llegó a la selección final se encontró:

 

·        De 3672 cerdos que causaron baja sólo 155 (4.2%) lo fue por muerte.

·        El 42 % se eliminó por bajo peso y el 53.7% como precebas.

·        No hubo diferencias entre genotipos para causas de pérdidas.

·        Mayores pérdidas ocurrieron en las etapas de 31-60  y de 61-90 días ( 53 y 32%). A edades posteriores éstas fueron mínimas.

·        El mayor porcentaje de pérdidas en el L35 ocurrió entre los 31 y 60 días de edad mientras que en el Large White fue en el período de 61 – 90 días.

 

La población que llegó a la selección final tuvo una media ajustada de 8.4 kg para peso al destete y de 90.8 para peso final. Sin embargo, la población que llegó al destete pero no a la selección promedió 1 kg menos de peso al destete (7.4 kg). Esto puede ser indicativo de que una mejor condición al destete ayuda a soportar mejor el estrés que se produce al separar a las crías de las madres.

 

Para aclarar esto último, se realizó un análisis eliminando aquellos que no llegaron a la selección por no producirse en la granja la combinación genotipo -  sexo, por ejemplo los machos LW no se desarrollan, se venden como preceba.  La diferencia en este caso fue aun mayor, es decir los animales que pudieron llegar y no lo hicieron por tener un comportamiento pobre pesaron al destete como promedio 6.3 kg, es decir, prácticamente dos kilogramos menos que los que llegaron a la selección final.

 

Los resultados encontrados permiten concluir:

 

1.      La mayor proporción de pérdidas en crías y durante el crecimiento se produce en la primera semana de vida y en el período posdestete (31-60 días de edad) y disminuyen progresivamente con la edad. Ello implica la necesidad de extremar las medidas en el área de maternidad sobre todo en los primeros 7 días y en el período inmediatamente posterior al destete.

2.      Se evidenció la mayor habilidad maternal de la hembra Large White sobre la L35, por lo que en ésta última hay que tener una vigilancia extrema en la maternidad para evitar al máximo los aplastamientos.

3.      Se obtuvo cierta evidencia sobre la importancia que tiene el alcanzar un buen peso al destete sobre el hecho de que los animales lleguen o no a la selección final.

4.      La necesidad de garantizar medidas de profilaxis sanitaria que permitan menor disponibilidad de agentes infecciosos en el ambiente.

5.      Analizar en estudios futuros los efectos del tamaño de la camada de la que proviene el individuo y de la madre, por la importancia que ambos tienen en la mayor o menor mortalidad.

 

 

 

 

Volver